Saltar al contenido

Como en casa, pero con todas las comodidades de un hotel

La principal idea es hacer uso del hotel como residencia habitual, pudiendo disponer de todos los servicios que se ofrecen en el mismo. Un horario flexible para realizar las comidas, o pudiendo solicitarlas en un recipiente para podértela llevar al trabajo. 

La posibilidad de personalizar la habitación con pequeños detalles que lleve el propio huésped para hacer más acogedora la estancia

Una conectividad a internet de calidad, tanto para el uso profesional como para el tiempo de ocio.

Disponer de una pequeña despensa para cuando haya finalizado el servicio de comidas con cosas básicas como un refresco, un sandwich, un dulce o frutos secos.

Algún lugar para almacenamiento objetos personales y ropa.

Ofrecer suficiente menaje, como sartenes, vajilla y algún tipo de infernillo eléctrico para el usuario que no quiera hacer uso del servicio de comidas del hotel. Una pequeña nevera, tipo como las que hay normalmente en las habitaciones para guardar alimentos.

Opción a elegir en que horario se desea que pase el servicio de limpieza.

Si tiene posibilidad, el establecimiento, diferenciar entre estancias vacacionales y estancias de larga duración, creando algún tipo de departamento dedicado exclusivamente a huéspedes de larga estancia.

Crear este tipo de habitaciones apartadas del resto, diferenciándolas entre plantas o pasillos, para el descanso de quienes trabajan.

  • 2 visitas
  • 0 comentarios
  • 0 votos
Creado por
rubenstar

Comentarios

Para mantener la alta calidad de los contenidos, debes acceder para dejar un comentario
Las cookies nos permiten ofrecerte nuestros servicios y mejorar tu experiencia como usuario. Aceptar todas